Unidad 2

El arte y la literatura de los pueblos primitivos: sus manifestaciones.

Esta unidad sienta pautas para el tratamiento del análisis literario en el grado, pues al comenzar con las breves y sencillas canciones de trabajo, ofrece la oportunidad de que los alumnos, apoyándose en la experiencia adquirida en noveno grado y ahora en la demostración previa del profesor, puedan, desde el inicio del curso, realizar actividades de trabajo independiente relacionadas con el análisis literario e idiomático. El análisis de los proverbios debe partir del contenido de sabiduría popular que tienen. En la relación entre los proverbios, refranes y aforismos se sugieren usar algunos de los de destacados pedagogos cubanos como parte de la orientación profesional. Además de los que aparecen en el libro de texto pueden utilizar los siguientes:

Aforismos de José de la Luz y Caballero:

  • “Quien no sea maestro de sí mismo, no será maestro de nada”.
  • “Educar no solo es dar carrera para vivir, sino templar el alma para la vida”.
  • “La palabra es más poderosa que el cañón”.
  • “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad: la voluntad”.
  • “Para todo se necesita ciencia y conciencia”.

Pensamientos de Félix Varela:

  • “Siempre que emprendamos un estudio, es conveniente figurarnos que es fácil, o que a lo menos sus dificultades no son insuperables”.
  • “El hombre que repite las palabras de un autor, no se distingue de un loro”.
  • “Para dar su justo valor y determinar la fisionomía social de un pueblo, basta saber de que importancia gozan en él las esposas y las madres”.

Pensamientos de José Martí:

  • “...La manera de decir realza el valor de lo que se dice: -tanto, que algunas veces suple a esto”.
  • “La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes”.
  • “Que cada hombre aprenda a hacer algo de lo que necesitan los demás”.
  • “Ser bueno es el único modo de ser dichoso.

Ser culto es el único modo de ser libre...

La vida práctica necesita un hombre práctico.”

“Al leer se ha de horadar como al escribir”.

Otros proverbios:

  • “Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”. (hindú)
  • “La sabiduría no se traspasa, se aprende”. (palestino)
  • “La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces”. (persa)
  • “Nunca permitas que tus pies vayan por delante de tus zapatos”. (escocés)

El profesor deberá tener en cuenta los principios del análisis, a saber: la orientación hacia un objetivo en el análisis, la selectividad de los textos y la enseñanza del análisis, este último vinculado con aprender a aprender y aprender a hacer.

El trabajo con el Popol-Vuh y la poesía azteca e inca les permitirá, además, un acercamiento a la literatura de los pueblos primitivos de Hispanoamérica. Por las características de esta unidad, es conveniente que se vinculen los contenidos referidos al origen de las manifestaciones artísticas, estudiados en la unidad anterior, con la lectura y análisis de las canciones de trabajo, de manera que los alumnos puedan comprender mejor su fin utilitario y estético y los elementos que las caracterizan: creación colectiva y anónima y transmisión oral. Durante el análisis de estas canciones es necesario destacar y demostrar la importancia del lenguaje oral, pues no puede obviarse la fuerza de la voz humana como creadora y preservadora de valores, puesto que es la palabra oral y no la escrita, la fuente que genera las primeras formas literarias. Un buen ejemplo para la demostración de este elemento es la “Canción campesina”, en la que los alumnos podrán apreciar el poder de la palabra para seducir y dominar.

El análisis de las canciones de trabajo debe ir precedido siempre de la lectura expresiva (modelo) por el profesor y la comprobación de la percepción inicial de la obra por los alumnos. La etapa propia del análisis puede desarrollarse mediante la aplicación de diversos métodos y procedimientos: lectura creadora, conversación heurística, trabajo independiente.

En el libro de texto se ofrece el análisis demostrativo del poema “Canción campesina”, que puede emplearse como una posible forma de presentación -no la única- para que los alumnos aprecien cada uno de los elementos analizados. Otra forma de proceder puede ser mediante el trabajo conjunto del profesor y los alumnos, los cuales irán tomando notas para confrontarlas al final con el análisis del texto. También puede realizarse el análisis de una de las canciones por los alumnos, guiados por el profesor, de manera que estos puedan apropiarse de los pasos del análisis. Finalmente, puede seleccionarse un tercer poema, de los más sencillos, para ser analizado de forma independiente por los alumnos en el aula o como tarea extraclase y luego, de forma colectiva, evaluar los resultados.

En el análisis de la poesía azteca e inca puede procederse de manera similar a lo propuesto para las canciones de trabajo, teniendo en cuenta las semejanzas entre unas y otras en cuanto a sus fines utilitarios y a los elementos del lenguaje literario que les son comunes. Deberá partirse siempre de la lectura expresiva (modelo) de los poemas para luego entrar en el análisis de los elementos esenciales de contenido y forma. Después de realizado el análisis de cada poema, los alumnos estarán en condiciones de ejercitar su lectura en forma individual o coral. El estudio, tanto de las canciones de trabajo, como de la poesía azteca e inca, permitirá que los alumnos lleguen a conocer bien los rasgos que las caracterizan y puedan justificar su condición de poesía primitiva.

El trabajo con los proverbios debe estar basado en la lectura, interpretación y comentario de estos y tiene como fin que los alumnos comprendan que son portadores de la sabiduría alcanzada por la humanidad durante milenios. En cuanto al Popol-Vuh, se hará referencia, de forma general, a los aspectos esenciales de la obra que aparecen en los contenidos de la unidad y se ejemplificarán estos mediante el análisis contenido-forma de fragmentos seleccionados.

El epígrafe referido a las antiguas literaturas orientales tiene solo como objetivo que los estudiantes adquieran nociones que les sirvan de enlace entre los orígenes de la literatura y el arte y la literatura clásica grecolatina, aunque por su importancia pudiera analizarse el pasaje de la Biblia, el extraordinario libro de los hebreos, que aparece en el libro de texto de los alumnos. La atención que el profesor preste al trabajo con las ilustraciones del libro de texto y el empleo de otros medios como láminas, diapositivas y objetos representativos de las comunidades primitivas, pueden contribuir a despertar el interés de los estudiantes.

En esta unidad se abordará el análisis de las características de la textualidad y se enfatizará en la coherencia. Para explicar el concepto de coherencia se puede partir de situaciones concretas en las que se evidencie que, en ocasiones, no nos resulta fácil comprender lo que hablan o escriben otras personas. Los alumnos, con la ayuda del profesor, podrán reflexionar acerca de que generalmente podemos comprender a los demás, porque al hablar o escribir las personas ponen especial cuidado en lograr que las ideas estén bien conectadas entre sí y los mensajes expresen con precisión y claridad lo que se desea comunicar. Esto nos permite percibir el texto como un todo. Cuando esto sucede, decimos que el texto tiene coherencia. Ella constituye una propiedad básica del texto. Si el texto no tiene coherencia, entonces se dice que no hay texto (no-texto).

Se seleccionarán diferentes textos mediante los cuales se pueda analizar cómo el emisor logró la coherencia y de qué recursos se valió, de modo que en sus prácticas comunicativas orales y escritas los alumnos sean capaces de lograrla. No es objetivo del programa la apropiación teórica por el estudiante del sistema de conceptos relacionados con esta propiedad del texto, pero sí su demostración práctica.

 

 

 

 

 

 

Comentarios


Deja un comentario