ALGORITMO PARA ELABORACIÓN DE INSTRUMENTOS EVALUATIVOS

Teniendo en cuenta que los docentes tienen que elaborar instrumentos de evaluación escritos, les proponemos algunas sugerencias metodológicas de cómo confeccionar un instrumento evaluativo en la asignatura de Español-Literatura, de acuerdo con la concepción de esta asignatura: sus componentes, los objetivos del grado y el periodo en que se evalúan estos, atendiendo a las diferencias individuales de los alumnos.
 

La asignatura Español-Literatura se caracteriza por el desarrollo de las habilidades idiomática en los estudiantes, con énfasis en la doble función: la cognitiva y la comunicativa. El idioma constituye un elemento valioso en las relaciones del individuo como ser social. La vinculación de la lengua con el pensamiento, su intervención directa en la transmisión y adquisición de los conocimientos, entre otros, sirven de base irrefutable a la importancia de la asignatura. Por lo que la confección de un instrumento evaluativo requiere de una búsqueda de textos que sirvan como base para vertebrar todas las demás preguntas.

Proponemos el siguiente algoritmo de trabajo:

  1. Determinación de los objetivos que se corresponden con la etapa que se evalúa.
  2. Búsqueda de un texto apropiado, teniendo en cuenta la edad, el grado, los intereses de los alumnos y que posibilite las preguntas de comprensión, redacción y de las estructuras gramaticales propias del grado y de la etapa en que se evalúa.
  3. Confección de las preguntas de comprensión: estas deben tener distintos niveles de asimilación, deben tener un enfoque claro y preciso: qué quiero preguntar, qué deseo que me responda el alumno. Hay que evitar ambigüedades en las preguntas para que no haya respuestas también ambiguas y no ser justo con el alumno. Debemos priorizar las preguntas que propicien el desarrollo de la expresión escrita en los estudiantes y ponerles límites a sus respuestas. Pudiera aplicarse alguna pregunta de verdadero o falso, pero siempre justificando de forma escrita uno de ellos.
  4. Las estructuras gramaticales deben extraerse del texto teniendo en cuenta sus niveles de complejidad. En este componente debe haber una pregunta de redacción de oración con algunos requisitos, además de la oración para el análisis sintáctico, excepto en séptimo grado.
  5. Un ejercicio de ortografía bien diseñado podría ser la última pregunta de la prueba: un pequeño párrafo cuyo contenido se relacione con el texto inicial y que tenga algunos de los signos de puntuación estudiados, algunos grafemas y palabras tildadas así como mayúsculas. No deben haber palabras que el alumno no las haya visualizado. Podría ser también otro ejercicio de ortografía parecido a los que se hacen en el aula con ellos: fuga de letras, homófonos, parónimos, sinónimos, antónimos, derivación de palabras, entre otros.
  6. La clave de calificación debe contemplar lo cuantitativo y lo cualitativo. Pensar qué valor le otorgamos a cada pregunta, según la complejidad de esta. Las preguntas de comprensión y redacción no deben cerrarse, sino otorgar puntos desde el aprobado en la pregunta hasta el máximo, según sea la calidad en la respuesta. Si la pregunta es la habilidad de COMENTAR, se contemplará si el alumno es capaz de hacerlo, de lo contrario se le restarán los puntos otorgados en este sentido. De esta forma se procederá con el resto de las habilidades.
  7. En la clave cualitativa, en las preguntas de comprensión y redacción, el profesor debe consignar la idea o ideas a la que puede hacer referencia el alumno, pero utilizando sus propias palabras. Recordemos que cada persona tiene su forma de expresión y ellos pueden desarrollar una pregunta con su estilo propio y decir lo mismo que pide la pregunta. Las preguntas de Gramática, pueden ser de un párrafo determinado o de la prueba completa. Eso está en dependencia del texto y de la estructura que se pida. Si se concentra la atención en un párrafo y el alumno no lee bien la pregunta y extrae de otro, perderá todos los puntos.
  8. En la clave del dictado se consignarán los signos de puntuación que sean opcionales así como los que se pueden sustituir por otros equivalentes y el texto no pierde sentido. Se calificará según la Resolución Ministerial vigente.
  9. En la clave de redacción se tendrán en cuenta los aspectos siguientes:

Dimensión semántica:

1.1- ¿Se ajustó al tema propuesto?

1.2- ¿Las ideas son suficientes y necesarias?

1.3- ¿Las ideas se expresan con calidad? (claras, originales, profundas)

1.4- ¿Logró la coherencia del texto? (relación entre las diferentes ideas)

1.5- ¿Se jerarquiza adecuadamente la información?

Dimensión lingüística:

3.1- ¿Delimitó correctamente las oraciones y párrafos?

3.2- ¿Logró la cohesión del texto? (uso de conectores)

3.3- ¿Logró establecer adecuadamente la concordancia entre las palabras?

3.4- ¿Empleó de forma correcta las diferentes estructuras gramaticales?

3.5- ¿Hizo un uso adecuado del léxico? (vocabulario)

Dimensión formal o externa:

4.1- ¿Logró una caligrafía adecuada? (legibilidad)

4.2- ¿Se aprecia limpieza?

4.3- ¿Se percibe margen y sangría?

4.4- ¿Se ajustó a la extensión exigida?

10. El instrumento evaluativo de Español-Literatura debe tener unidad temática. Si el texto principal trata sobre la importancia de los libros, toda la prueba debe girar en torno a esta idea.

Ver ejemplo de prueba final

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios


Deja un comentario