EL SINTAGMA VERBAL.

Para analizar el sintagma verbal es necesario estudiar algunos conceptos precedentes que permitirán una mejor comprensión de este tema, es por eso que comenzaremos este estudio por el verbo y sus generalidades.

 

El verbo, al igual que el sustantivo y el adjetivo, es una palabra predominantemente expresiva de conceptos y pertenece, junto con el adjetivo, al segundo rango, ya que ambos dependen del sustantivo e inciden sobre él.

 

Desde el punto de vista sintáctico, el verbo es el núcleo de la unidad sujeto-predicado. Constituye el segundo elemento de un enunciado viable, es decir, del que encierra un elemento nominal y otro verbal. Es la parte fundamental del sintagma verbal y su función primordial es la predicativa. Depende del núcleo del sujeto, con el cual concuerda en número y persona.

 

Ej:                                            N/V

Los compañeros         cumplieron el compromiso contraído.

Sujeto Predicado

 

Aspecto y voz en el verbo.

 

Entre los componentes del proceso verbal que es importante considerar se encuentran el aspecto y la voz, que no tienen expresión morfológica, pero que se encuentran siempre presentes en cualquier enunciado.

 

El aspecto está indisolublemente ligado al tiempo verbal y depende de la visión que tenga el hablante del proceso indicado por el verbo.

 

El paradigma de la conjugación cuenta con dos series paralelas y completas para expresarlas: los tiempos simples o imperfectos y los tiempos compuestos o perfectos.

 

Otro componente importante del proceso verbal es la voz, que depende también de la visión que tenga el hablante. La voz indica la dirección en que se orienta el proceso significado por el verbo. Si el locutor o emisor ve el movimiento partiendo del sujeto hacia el predicado, el sujeto es agente y la voz es activa. Si el hablante lo ve partiendo del predicado hacia el sujeto, la voz es pasiva o atributiva.

Ej:

El sol alumbraba los campos sembrados   (Voz activa)

 

Los campos sembrados eran alumbrados por el sol.   (Voz pasiva)

 

En la voz pasiva el sujeto gramatical del verbo no es agente o productor de la acción, sino que es objeto de la acción que otro realiza.

 

Ej:

Los periódicos divulgaron la noticia.    (Voz activa)

 

La noticia fue divulgada por los periódicos. (Voz pasiva)

 

Clasificación de los verbos atendiendo a su significado.

Por lo general, el verbo dice o predica algo que se refiere al sujeto. No obstante, algunos verbos necesitan ir acompañados de otros términos para poder expresar claramente lo que se predica de un sujeto; otros, como los llamados verbos impersonales, no necesitan referirse a ningún sujeto.

 

Atendiendo al significado que expresan, los verbos castellanos se dividen en dos grupos: atributivos o copulativos y predicativos.

 

Los atributivos: Carecen de significación propia, solo son portadores de los morfemas verbales y siempre van acompañados de un adjetivo, un sustantivo o cualquier elemento equivalente a esas categorías, que es el que contiene la sustancia predicativa.

 

Ej: Mi escuela es grande.

Todos estamos muy contentos.

 

Los Copulativos: Generalmente se emplean los verbos ser y estar, pero otros pueden adquirir, en determinadas expresiones ese valor.

 

Ej: El perro anda triste en estos días.

El profesor parece disgustado.

 

La misión de los verbos copulativos es  servir de nexo entre el sujeto y el predicado. Cuando en el predicado exprese una cualidad del sujeto, el predicado es nominal. En estos casos el núcleo predicado es el adjetivo o sustantivo que modifica al sujeto.

Ej: El edificio es alto

Mi amigo está enfermo.

 

El verbo ser: atribuye cualidades consideradas como permanentes.

El verbo estar: considera las cualidades transitorias o accidentales.

 

Hay oraciones en que los verbos ser y estar recobran su significado propio y se utilizan entonces como verbos predicativos. Esto ocurre en los casos siguientes:

 

  • Cuando ser significa existir, efectuarse, ocurrir, suceder.

Ej: Eso será si nos autorizan.

El acto fue por la mañana.

 

 

  • Cuando estar significa situación local o temporal.

 

Ej: María no estaba en su casa.

Estoy en el último año de mi carrera.

 

 

 

Los demás verbos castellanos son predicativos, porque son capaces de expresar por sí mismos lo que se dice o predica en la oración, es decir, expresa un fenómeno o transformación en la que participa el sujeto.

 

Ej: El contingente construyó la casa del médico de la familia.

Los trabajadores descansan ahora.

Llueve a cántaros.

 

Otro aspecto que debemos conocer acerca es la clasificación que se realiza de los verbos considerados predicativos:

Verbos  transitivos

Verbos intransitivos.

 

Lo que hay realmente es una diferencia en la estructura en los predicados de las oraciones: una en la que la forma verbal presenta por lo menos un objeto, y otra en la que la forma verbal no lo presenta, porque no requiere de él. Es más conveniente distinguir entonces entre sintagma verbal transitivo o sintagma verbal intransitivo.

 

Reflexividad.

 

En las oraciones de sintagma verbal transitivo, puede aparecer desempeñando la función de objeto del verbo un pronombre de la misma persona del sujeto.

 

Ej: Yo me miro en el espejo.

Ella se baña en el río.

Tú te arreglas muy bien.

Yo me lavé las manos.

 

Algunos verbos de movimiento como irse, marcharse, bajarse, subirse, sentarse, agacharse, etc., o verbos que significan vida interior como alegrarse, emocionarse, entristecerse, quejarse, reírse, acordarse, etc., se construyen también con un pronombre de la misma persona del sujeto, pero no es el objeto directo del verbo. A estos verbos se les denomina reflexivos solo de forma

 

Verbos impersonales

 

Atendiendo a su significación, esta clase de verbos expresan fenómeno de la naturaleza ya se trate de accidentes meteorológicos, ya se haga referencias descriptivas o cuantitativas del transcurso del tiempo, ya se refieran a la existencia de algo.

 

Los verbos impersonales solo se usan en tercera persona del singular y reciben esa denominación porque en ellos el morfema de número y persona, no es la marca de ningún sujeto.

Ej: Llovió durante todo el día.

Nevaba continuamente.

Hay mucho frío.

Es tarde para ir al cine.

Hizo calor ayer.

Hubo muchos menos cambios en las ofertas.

Uso de los tiempos y modos del verbo.

A continuación, la gramática agrupa las formas verbales atendiendo a los modos de representar la realidad y, dentro de cada modo, a los tiempos en que puede manifestarse el proceso indicado por el verbo. Cada tiempo a su vez, incluye las formas correspondientes a las tres personas gramaticales, del número singular y del número plural.

 

Modo Indicativo: Modo de la realidad; lo expresado tiene existencia objetiva.

Presente                                                                       Antepresente

 

Copretérito                                                                   Antecopretérito.

 

Pretérito                                                                       Antepretérito

 

Futuro                                                                          Antefuturo

 

Pospretérito                                                                 Antepospretérito.

 

Modo Subjuntivo: Modo de la irrealidad. Considera lo expresado como posible, necesario o deseado.

 

Presente                                                                Antepresente.

 

Pretérito                                                               Antepretérito

 

Futuro                                                                  Antefuturo.

 

Modo Imperativo: Expresa todos los matices intermedios que van desde el ruego hasta la orden o mandato.

 

Estudie la conjugación los paradigmas de la conjugación regular en el Manual de Gramática Española II; páginas 15, 16, 17.

La perífrasis consiste en el empleo de un verbo auxiliar conjugado, seguido del infinitivo, el gerundio o el participio.

Para distinguir si un verbo está empleado como auxiliar basta fijarse si ha perdido su significado propio. Ej: “Voy a contestar su carta.”.

Las perífrasis que están formadas por un verbo auxiliar seguida de un infinitivo dan a la acción un carácter progresivo y orientado relativamente hacia el futuro; el gerundio mira hacia el presente y comunica un carácter durativo; el participio imprime a la acción sentido perfectivo y la sitúa en relativa posición pretérita.

Dentro de las perífrasis verbales se considera:

Frase verbal, aquella que entre sus dos componentes tiene una conjunción o una preposición. Ej: La comisión tiene que realizar un estudio de los programas.

Verbo modal más infinitivo. Ej: La comisión debe realizar un estudio de los programas.

El verbo haber + participio forma perífrasis llamadas tiempos compuestos

Modificadores del verbo

En el sintagma verbal existe un relación jerárquica entre el núcleo que es el verbo y sus modificadores que son los complementos

 

Los modificadores del verbo son los complementos verbales que se clasifican en directos; indirectos y circunstanciales.

 

En el complemento directo recae inmediatamente la acción verbal. Expresa la cosa hecha por el verbo. Ej: El perro comió todo su alimento.

Cuando el complemento directo se refiere a persona o cosa personificada, lleva la preposición a.

Ej: Don Quijote amaba a Rocinante;

Vimos a tu hermana en los carnavales; conozco a alguien en la ciudad.

Si el complemento es de cosa no lleva preposición.

El complemento indirecto expresa la persona o cosa que recibe daño o provecho de la acción del verbo, o el fin a que dicha acción se dirige. Ej: Pondremos un toldo al carro.

Los complementos circunstanciales son los que expresan el lugar, modo, tiempo, medio, causa o instrumento de la acción verbal.

Ej: Desde mi casa veo la torre de la iglesia. Cumpliré de buena gana el encargo de usted. En aquellos años no se había inventado el ferrocarril.

Ejemplos:

 Hacemos los ejercicios.

CD

 Entregó  el informe al profesor.

CD CI.

 Lo vimos  esta mañana.

CC.

 En las oraciones compuestas, la oración subordinada sustantiva es lo mismo que un sustantivo y por lo tanto, en un sintagma verbal, puede aparecer como modificador del verbo teniendo la función de complemento directo, indirecto y circunstancial, como puede apreciarse en los ejemplos siguientes:

 Solicitamos que nos incluyeran en la relación de participantes

Orac. Sub. Sust. Con función de CD.

Entregaron los regalos a quienes cumplían años ese día

Orac. Sub. Sust. Con función de CI

Respondió el ejercicio sin que lo ayudaran.