Otras oraciones por la actitud del hablante

guif_libro_cara

ORACIONES INTERROGATIVAS

Cuando ignoramos algo y queremos saberlo, lo expresamos por medio de las oraciones interrogativas; también cuando tenemos una duda y queremos dilucidarla. La  actitud que como hablantes asumimos es la de interrogación o pregunta por lo que al expresar esta duda o esta interrogante lo hacemos con una entonación diferente a cuando enunciamos algo,  lo mismo afirmando que negando, así la unidad de sentido la expresamos por medio de la entonación.

Debemos aclarar que siempre por medio de la entonación se expresa la actitud del que habla, pero en el caso de las oraciones interrogativas, la entonación es especial;  por eso , Criado de Val plantea que entre los procedimientos para expresar la interrogación está la entonación  además de otros dos: por medio de los pronombres, adjetivos, adverbios o locuciones interrogativas, y por la inversión  en el orden de las palabras.

Las oraciones interrogativas pueden ser generales y parciales.

Cuando preguntamos por todo el contenido de la oración, es decir, cuando lo desconocemos todo, queremos saber sobre  la verdad o falsedad del juicio, la respuesta puede ser o no, en este caso estamos ante una interrogativa general. 

Estas respuestas pueden llevar refuerzos: sí, como nonoqué va; lo cual es muy usual en el lenguaje coloquial.

¿Es grande tu escuela? o no.

¿Aprobaste el examen? o no.

Cuando la duda recae sobre el sujeto o sus cualidades, o sobre cualquiera de los elementos de la oración entonces la interrogativa es parcial.

Según plantea Gili y Gaya “Amedida que el interés hacia el sujeto u otros elementos distintos del verbo nos lleve a anteponerlos , nos acercamos a la interrogativa parcial.

Al preguntar por lo que nos falta, tenemos que valernos de pronombres o adverbios interrogativos, colocados necesariamente  al comienzo de la oración.

¿Cómo te llamas?

¿Dónde vives?

Mediante las oraciones interrogativas parciales, podemos sugerir respuestas negativas: ¿Qué me queda? Nada; ¿Quién se lo hubiera imaginado? Nadie.

 

ORACIONES DUBITATIVAS

Las  oraciones dubitativas suponen un hecho verbal considerado como dudoso. Su  modo propio es el subjuntivo, acaso, tal vez, quizá. Aunque también emplean el indicativo, pero además utilizan los adverbios de duda:

En el presente y en el futuro las expresamos con los adverbios de duda, también en el presente de subjuntivo; en el pasado, con el antepresente de subjuntivo.

Quizá iremos después de estudiar.

Quizá haya ido después de estudiar.

Con el indicativo se acentúa la duda en presente o en futuro, siempre acompañado de los adverbios correspondientes en contraposición con el uso del subjuntivo:

Tal vez estudia bastante; tal vez estudie bastante.

El subjuntivo por su carácter aumenta el sentido dubitativo mientras que el indicativo es una duda atenuada, que tiende a la afirmación o a la negación.

Los adverbios de duda confirman el matiz dubitativo.

Pottier afirma que el sustituto modal del enunciado es quizá en las oraciones de duda, ya que ellas son una hipótesis, una incertidumbre.

 

ORACIONES OPTATIVAS O DESIDERATIVAS

Con las oraciones optativas o desiderativas expresamos el deseo de que se realice o no un hecho. En nuestro idioma , su forma de expresión es el presente o el copretérito de subjuntivo.

Con el presente, el deseo expresado lo consideramos realizable y con el copretérito, manifestamos un deseo no realizable, lo tenemos como imposible. También pueden emplearse los tiempos compuestos del modo subjuntivo.

Estas oraciones  tienen,  a menudo, carácter exclamativo a causa de la emotividad marcada que pueden presentar.

¡Si pudiera verte!

Ojalá puedas volver.

 

ORACIONES EXHORTATIVAS O IMPERATIVAS

Son las oraciones exhortativas o imperativas las que expresan ruego, mandato o consejo del que habla; tienen distintos matices, y se emplean las dos únicas personas propias del imperativo: las segundas personas. Con  la segunda persona de respeto, usted, se emplea el subjuntivo. Con la primera persona, plural, del subjuntivo, también podemos exhortar: Estudiemos, compañeros.

Si la oración exhortativa es negativa, el verbo irá en presente de subjuntivo: No lo dudes.

Para expresar el mandato a la segunda persona  se puede emplear el presente o el futuro: Estudiarás.

El mandato puede expresarse de variadas formas:

Mediante el infinitivo entrar, salir, e incluso anteponiendo la preposición a, con la que intensificamos la exhortación: ¡A dormir! ¡A estudiar!

Según  Gili y Galla, fácilmente se pasa del deseo a la exhortación, al ruego y al mandato, expresado por medio de las llamadas oraciones exhortativas, y del mismo modo que pasamos imperceptiblemente de uno a otro matiz psicológico, no podemos señalar línea divisoria entre las oraciones optativas y las exhortativas.

Por su carácter sintético, el mandato puede expresarse en oraciones unimembres: ¡Aquí !; ¡Adelante !

 

ORACIONES EXCLAMATIVAS

Las oraciones exclamativas son las oraciones mediante las cuales el hablante expresa estados emocionales fundamentalmente.

Son oraciones unimembres y pueden ser afirmativas o negativas:

-¡Sí!; ¡No!

Los signos de admiración están dentro de los elementos formales que presentan.

¡Qué suerte!

IMPORTANTE

Las oraciones bimembres que tienen como elemento formal los signos de admiración , no son oraciones exclamativas, solo tienen  matiz exclamativo.

¡ Venceremos!: oración enunciativa afirmativa con matiz exclamativo.

 

 

Compartir