libro_ortografa

“REFLEXIONES SOBRE LA ENSEÑANZA – APRENDIZAJE DE LA ORTOGRAFÍA EN LA EDUCACIÓN SECUNDARIA BÁSICA”

Dr. Juan Ramón Montano

Lic. Maricela Escalona Rubio

 

Es muy frecuente y común escuchar las quejas de padres y de profesores sobre el deplorable estado de la competencia ortográfica de niños, adolescentes y jóvenes; por ello, en el presente trabajo intentaremos reflexionar sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje de la ortografía en nuestras escuelas y brindar algunos consejos útiles para mejorar la labor didáctica de nuestros docentes.

¿Qué causas generan los actuales problemas en la enseñanza-aprendizaje de la ortografía?

Evidentemente en la problemática actual inciden diversas causas, diversos factores, entre los que cabe señalar:

v Causas pedagógicas

- La insuficiente preparación lingüística de los docentes que los incapacita para poder ofrecer un tratamiento preventivo, correctivo y sistemático a los problemas ortográficos de los alumnos en general y de cada alumno en particular.

- La ausencia de una verdadera y eficiente acción interdisciplinaria de los docentes desde todas las asignaturas escolares en función de dejar de ver los problemas ortográficos como contenidos exclusivos de las asignaturas del área de lenguaje.

- El predominio de un enfoque muy normativo y tradicionalista apoyado básicamente en el estudio y memorización de las reglas.

- El pobre análisis de las causas de la disortografía o errores para que, a partir del análisis y de la determinación de las causas se puedan diseñar actividades diversas que permitan mejorar con efectividad y eficiencia los problemas.

- Las actividades y tareas ortográficas son poco motivadoras, no despiertan la curiosidad y, en muchas ocasiones, resultan poco exigentes intelectualmente.

v Causas psicológicas

- El insuficiente trabajo para desarrollar una verdadera memoria visual, auditiva, motora y semántica que permita grabar la imagen de las palabras, automatizar la escritura y fijarla en el recuerdo.

- Las deficiencias en la percepción, la observación y la escucha atentas.

- El insuficiente equilibrio entre la memoria y percepción voluntaria e involuntaria desde cada clase.

- Los problemas de concentración, percepción y establecimiento de relaciones.

- La insuficiente capacidad entre niños y adolescentes para autocontrolar la propia expresión, para corregir y autocorregir la expresión propia y la ajena.

v Causas lingüísticas y socioculturales

- Modelos lingüísticos desfavorables (en la familia, en la comunidad, en los centros docentes y en los medios masivos de comunicación)

- Incorrecta pronunciación y articulación.

- Subestimación y poco respeto hacia la lengua. Se cree que los problemas de lengua son sólo problemas de forma o que se trata de hablar y de escribir “bonito”.

- Poco hábito de lectura y de escritura. Disminución del volumen de lecturas recreativas y las actividades de escritura son vistas como torturantes. Se cree que escribir bien es un “don” de unos cuantos “elegidos”.

Como podemos inferir el problema es complejo; sin embargo, nunca como hoy se ha hecho tanto por la ortografía: cursos televisivos, orientaciones, publicaciones de cuadernos y libros sobre la materia, tesis de diplomados, maestrías y doctorados...

Por todo ello, consideramos que en este trabajo debemos profundizar en los tipos de errores y en las causas los que generan.

TIPOS DE ERRORES ORTOGRÁFICOS MÁS FRECUENTES Y CAUSAS QUE LOS GENERAN

v Errores de cambio, adición u omisión de tildes: errores en el uso de la tilde en palabras agudas, llanas, esdrújulas; errores en el uso de la tilde en los hiatos; errores en el uso de la tilde diacrítica o distintiva

Causas:

-El desconocimiento de las reglas generales de acentuación.

-El desconocimiento de la función gramatical de determinados vocablos.

-La falta de atención, de concentración.

-El poco hábito de autorrevisión, de autocorrección de todo lo que se escribe.

-El insuficiente desarrollo de la conciencia ortográfica.

-Las deficiencias en la percepción auditiva, o sea, inhabilidad para distinguir la sílaba de mayor intensidad.

v Las sustituciones (una letra o grafía es cambiada por otra)

Causas:

-No recordar exactamente la imagen visual de la palabra.

-Deficiencias en la percepción visual y auditiva.

-Pronunciación defectuosa del sujeto que escribe.

-Poco dominio de la correspondencia fonema-grafía.

-Apropiación incorrecta de la imagen gráfica de las palabras.

-Desconocimiento de elementos gramaticales.

v Confusiones al escribir palabras homófonas

Causas:

-Desconocimiento del significado de determinadas palabras.

-Confusión de una palabra con su análoga en la lengua, ejemplo: casa – casa.

v Omisiones

Causas:

-Afonía de la letra (vocal o consonante; ejemplo: gerra por guerra; imno por himno)

-Deficiencias en la percepción auditiva.

-Incorrecta pronunciación.

v Condensaciones y segregaciones

Causas:

-Percepción visual y auditiva deficientes.

En resumen, para poder diseñar actividades que nos permitan un aprendizaje ortográfico más eficiente y efectivo es necesario:

v Partir de un diagnóstico analítico de los tipos de errores más frecuentes que comente cada alumno y cada grupo de alumnos. Ese diagnóstico, por supuesto, no será para etiquetar a cada alumno, tampoco será para establecer solamente un código penal y muchísimo menos para hacerle sentir al alumno que su problema ortográfico es un discapacidad, sino para hacerlo consciente de su dificultad y comprometerlo –y comprometernos con él- en el mejoramiento de sus capacidades ortográficas.

En este diagnóstico debemos tener en cuenta, entre otros, aspectos tales como:

  1. La edad de los alumnos pues, por ejemplo, las investigaciones de corte psicolingüístico demuestran que los niños y adolescentes entre los 7 y los 13 años tienen mayores facilidades para producir textos que para autorregular, autocorregir y autocontrolar lo que escriben y que presentan mayores dificultades para generalizar, ello explica el porqué escriben una misma palabra varias veces de forma diferente y explica por qué sabiendo casi de memoria determinadas reglas no las aplican en el proceso de escritura.

  1. El tipo de error (o los tipos de errores) que cometen con mayor frecuencia.

  1. Las causas que generan o provocan los problemas de disortografía en cada alumno para poder diseñar actividades concretas que permitan la recuperación ortográfica de cada alumno. Muchas causas de los problemas ortográficos tienen que ver con las características psicológicas de cada individuo: percepción (visual, auditiva), memorias (visual, auditiva, motora, semántica) o con patrones o modelos socioculturales. Esto nos habla, entonces, de la necesidad de asumir estrategias particulares que tengan en cuenta las características personales de cada alumno, su estilo de aprendizaje. En síntesis, la ortografía, quizás como ningún otro contenido requiere de una enseñanza individualizada, personificada.

v Para lograr los objetivos ortográficos que nuestros programas de estudio nos plantean será necesario asumir un enfoque plural en el tratamiento didáctico de los contenidos ortográficos, ello implicará:

  1. El trabajo sistemático desde todas las clases de todas las asignaturas para lograr el conocimiento, la comprensión y la aplicación de las diferentes reglas ortográficas.
  2. La constante ejercitación de la memoria visual, auditiva, motora y semántica.
  3. El tratamiento de las palabras en oraciones y textos donde puedan contextualizarse semánticamente.
  4. La necesaria reflexión gramatical para el uso correcto de las reglas ortográficas.
  5. La práctica sistemática de la lectura como procedimiento de fijación de una correcta ortografía del texto, la oración y la palabra.
  6. La producción de textos como mecanismo para modificar y cobrar seguridad en la expresión escrita.
  7. La realización de actividades lúdicras y atractivas que incentiven la curiosidad y el deseo de escribir sin errores ortográficos.
  8. El logro de un verdadero equilibrio entre la percepción voluntaria y la involuntaria desde todas las clases de todas las asignaturas escolares.

v El trabajo ortográfico no puede ser solamente correctivo, necesita también de la labor preventiva y en tal sentido, es importante adiestrar a los alumnos en el uso de diferentes fuentes (diccionarios, cuadernos de ortografía, etc.) cuando escriben, a fin de lograr una conciencia ortográfica. En igual sentido, es necesario dotar a los alumnos de recursos para que puedan verificar la ortografía de las palabras dudosas, entre esos recursos están: el análisis gramatical de las palabras (prefijos, sufijos), el análisis etimológico y léxico (procedencia de los diferentes vocablos, familias de palabras, etc.)

CONSEJOS ÚTILES

  • Diseña la clase de ortografía como una actividad práctica, no informativa.
  • Descubre qué problemas obstaculizan el aprendizaje de cada uno de tus alumnos. Saber cómo aprende cada alumno te permitirá atender mejor a cada uno y diseñar para cada uno tareas concretas ajustadas a sus características.
  • Motiva el aprendizaje ortográfico por todas las vías posibles.
  • Vence el desinterés de tus alumnos con una ejercitación amena, apoyada en la narración de cuestiones interesantes relacionadas con el tema, presentando curiosidades, etc.
  • Lucha contra el olvido mediante el uso constante y consciente de la memoria como proceso activo en la adquisición, recuperación y aplicación del conocimiento ortográfico.
  • Relaciona siempre los nuevos contenidos con los ya conocidos (gramaticales, léxicos, sintácticos...)
  • Practica siempre la observación, la lectura, la pronunciación correcta, la copia, la asociación y generalización como procesos que refuerzan la imagen ortográfica de las palabras.
  • Desarrolla el hábito de la corrección individual y colectiva de todo cuanto se escriba.
  • Trabaja en cada clase para un solo objetivo, para un solo tipo de dificultad. No pretendas en cada clase de ortografía trabajar muchos contenidos con pocos ejercicios. Recuerda que para lograr la eficiencia en la clase, la ejercitación debe ser suficiente, variada, pertinente e interesante.

Ver ejercitación

Comentarios


Deja un comentario