Unidad 3. La literatura clásica. Homero: la Ilíada. Tito Lucrecio Caro: De la naturaleza de las cosas.

El estudio de los contenidos de esta unidad pondrá a los alumnos en contacto con las llamadas literaturas clásicas. La visión panorámica de la época, la influencia de la literatura clásica grecolatina en las literaturas posteriores y, en particular, la originalidad de la griega, les permitirá comprender mejor su importancia y trascendencia.

Como obras representativas de este período histórico-literario, leerán y analizarán la Ilíada, uno de los poemas épicos fundamentales de la literatura universal, y fragmentos seleccionados de la obra De la naturaleza de las cosas, de Tito Lucrecio Caro.

Se introducen en esta unidad, como contenidos del grado, los conceptos de epopeya, Clasicismo, héroe homérico y el recurso expresivo de la hipérbole. En el análisis de la Ilíada es importante que los estudiantes capten el carácter aristocrático de esta, su intención didáctica, las actitudes de los hombres y las concepciones mitológicas de la sociedad griega, que les permitan hacer valoraciones personales sobre la obra.

Al concebir el tratamiento metodológico deberá tenerse en cuenta la extensión de la obra y el momento del curso en que se estudia, así como la importante información histórico-cultural, indispensable para la mejor comprensión de esta. El contenido histórico-cultural no puede, en modo alguno, tratarse a un nivel meramente teórico, sino que durante el análisis se debe argumentar, ejemplificar y localizar, empleando para ello el propio texto de la obra. Para que los alumnos puedan comprender mejor la obra y relacionarla con el contexto histórico, se puede recurrir a distintos métodos y formas organizativas en la clase. Una de las formas de proceder podría ser la conferencia del profesor, y pedirles a los alumnos que tomen notas durante la exposición para al final discutirlas, confrontarlas con lo planteado en el libro y completarlas de ser necesario. También puede emplearse el método investigativo, dando a los alumnos una sencilla tarea individual o por equipos, en la que además de la consulta de los textos, redacten resúmenes, esquemas, elaboren fichas de contenido, comentarios e informes investigativos.

La comprensión cabal del concepto de Clasicismo es de la mayor importancia, puesto que habrá de aplicarse en otras unidades del programa, fundamentalmente en las dedicadas al Renacimiento y al teatro clásico francés. El análisis de la obra es la tarea básica que deben emprender los alumnos en el estudio de cada una de las unidades del programa. En el caso de la Ilíada, por sus características y extensión, puede optarse por la vía del análisis de acuerdo con los problemas planteados por el autor en su obra, entre los que se encuentran:

- el reflejo de la sociedad griega en la obra

- la concepción del héroe homérico

- el sentido del honor

- el valor como privilegio de la nobleza

- el papel de la mujer en la obra homérica

- los hombres y los dioses en la Ilíada

Para el análisis de los cantos del poema puede seleccionarse, entre las distintas variantes metodológicas, la conversación heurística, la cual permite un intercambio constante entre el profesor y los alumnos. En el libro de texto se reproduce el Canto I con el objetivo de realizar su análisis demostrativo, lo que no debe convertirse en un patrón rígido para el análisis de los restantes cantos o para ser empleado en las siguientes unidades.

El profesor debe seleccionar, además, nuevos cantos de la Ilíada que permitan enriquecer la visión de conjunto de la obra y ver en su desarrollo la riqueza de personajes y hechos que recrea Homero. Aunque la Ilíada no fue escrita originalmente sino trasmitida de forma oral, en la actualidad tenemos la posibilidad de estudiarla mediante la versión escrita que nos ha llegado, por lo que podemos prestar atención al lenguaje, pues se trata de una buena traducción en la que se puede apreciar el empleo artístico de determinados recursos, principalmente la adjetivación, por lo que no puede dejarse de destacar el abundante empleo de epítetos y otros recursos del lenguaje literario como el símil, la metáfora, la hipérbole y la reiteración.

En el desarrollo de las clases el profesor debe lograr un aprovechamiento óptimo de las ilustraciones del texto para alcanzar una mejor comprensión del concepto de Clasicismo y de las peculiares relaciones culturales entre Grecia y Roma, y valerse, además, de mapas geográficos, filminas, diapositivas y otros medios de enseñanza a su alcance. El estudio de las literaturas clásicas (la griega y la latina) se completa en esta unidad con la lectura y análisis de fragmentos de la obra De la naturaleza de las cosas, de Tito Lucrecio Caro, de la cual deben destacarse sus valores científicos y el reflejo en ella del pensamiento materialista del autor y su estilo poético.

Una característica importante de esta unidad es la inclusión del texto íntegro del artículo de José Martí La Ilíada, de Homero, publicado en el primer número de la revista infantil La Edad de Oro, el cual no debe considerarse simplemente como un complemento del estudio de la obra de Homero, sino que debe lograrse que los alumnos aprecien en él la belleza del estilo martiano. Es recomendable que se utilice este artículo durante el proceso de análisis de determinados personajes o acontecimientos de la Ilíada, velando porque los criterios martianos no sean asimilados mecánicamente por los estudiantes. También debe destacarse esta revista como un clásico de la literatura infantil y una obra que debe leer todo futuro docente. De ella se puede derivar la participación de los estudiantes del grado en el concurso “Leer a Martí”. Las bases deben consultarse en la biblioteca de la escuela.

En la unidad anterior se abordó el estudio de la coherencia y sus tipos. En esta se abordará el estudio de los procesos que intervienen en la comunicación: la comprensión y la construcción de textos, en particular el de la comprensión oral y escrita. Al iniciar este tópico, será conveniente reflexionar acerca del concepto de buen lector. El buen lector es aquel que aspira a comprender lo que lee, para lo cual trata de obtener la información contenida en el texto y, además, es capaz de procesarla y utilizarla.

En la unidad anterior los estudiantes han recordado que las oraciones bimembres están integradas por un sujeto y un predicado, constituidos por un sintagma nominal y un sintagma verbal, respectivamente. En esta unidad se iniciará el trabajo con el sintagma nominal, y se destacará su función denominativa de la realidad; se analizarán textos que permitan a los estudiantes identificar el papel nuclear del sustantivo y de otras estructuras que funcionan como tal, y la presencia de modificadores, de los cuales en estos momentos se particularizará en el adjetivo. Se insistirá en la concordancia entre sustantivo y adjetivo, como elemento que evidencia la relación entre ambos y que contribuye a la cohesión del texto; se pondrá de relieve la función adjetiva que adquieren el epíteto y el símil en el texto literario. En los textos que construyan los estudiantes debe buscarse el enriquecimiento de su expresión con la incorporación de las estructuras que se estudian, de acuerdo con la intención predominante en la comunicación.

En el trabajo de ejercitación ortográfica se insistirá en el uso de los signos de puntuación y su valor comunicativo mediante la realización de actividades contenidas en el capítulo correspondiente del Cuaderno de trabajo de Ortografía y en otros ejemplos en que ello pueda apreciarse. Se debe mantener la variante de elaboración de actividades ortográficas. Pueden utilizar como modelo los ejercicios presentados por el docente o de la bibliografía orientada. Pueden proponer actividades de los signos por separado y otras de integración. Entre las opciones está orientar por equipos el tratamiento a un signo y a varios usos del mismo signo.

 

Comentarios


Deja un comentario